"Ciencia, Virtud y Acción"

Siguenos en: Logo dominicos

Reflexiones

El Perro Lucero

 

El Perro Cojo

 Era joven y era viejo; por más que yo lo cuidaba, el tiempo malo pasado lo dejó medio sin alma. Y fueron muchas las hambres, mucho peso en sus tres patas.

Con una pata colgando, despojo de una pedrada, pasó el perro por mi lado, un perro de pobre casta.Uno de esos callejeros, pobres de sangre y estampa. Nacen en cualquier rincón, de perras tristes y flacas, destinados a comer basuras de plaza en plaza. Qué tristes ojos que tienen, que recóndita mirada como si en ella pusieran su dolor a media asta.

El perro me entiende; sabe que maldigo la pedrada, aquella pedrada dura que le destrozó la pata. Pero tú no te preocupes, ya no ha de faltarte nada.
Yo también soy callejero, aunque de distintas plazas. Vamos, pues, perrito mío, vamos, anda que te anda. con nuestra cojera a cuestas, con nuestra tristeza en andas.

Continuar leyendo

Cuento Árabe sobre la amistad

Cuento Árabe sobre la Amistad

  Llegó un joven a un oasis bebió y preguntó a un anciano: ¿Cómo es la gente de aquí? El anciano respondió: ¿Cómo es la gente del lugar del que vienes? “Oh, un grupo de egoístas y malvados” replicó el joven. “Estoy encantado de haberme ido de allí”.  A lo cual el anciano comentó: “Lo mismo habrás de encontrar aquí”.

Ese mismo día, otro joven se acercó a beber agua al oasis, y viendo al anciano, preguntó:
¿Qué clase de personas viven en este lugar?
El viejo respondió con la misma pregunta: ¿Qué clase de personas viven en el lugar de donde tú vienes?
“Un magnífico grupo de personas, honestas, amigables, hospitalarias, me duele mucho haberlos dejado”.
“Lo mismo encontrarás tú aquí”, respondió el anciano.

Continuar leyendo

M. Teresa de la Cruz

El «yo» quita la paz, quita la alegría, es como una uña del demonio metida en el corazón ¿quién se puede alegrar con una uña metida en el corazón?

Papa Francisco